Selecciona un Destino
Cuartos: 1

FIESTAS Y TRADICIONES

Rezos y Cantos

Dentro de la estructura social que interviene en la organización de las celebraciones,  destaca el papel de los mezos, rezanderos o cantores tradicionales en cada una de las diferentes ceremonias y rituales (día de muertos, peticiones de lluvia, sepelios, casamientos, mayordomías, cambio de comisario,  ofrendas y levantada de la cruz). Los rezanderos  son  personajes comunitarios especiales que en ocasiones realizan las plegarias en su lengua materna, utilizando diversas plantas, velas encendidas, huevos, sahumerios, copal, mezcal, rosarios, santos y ofrendan animales cuando se trata de realizar peticiones de lluvias en lugares sagrados; en el caso de la zona tlapaneca acompañan en la celebración de las misas, también participan en las  fiestas principales como la de san Marcos y de san Isidro labrador, ligadas a los rituales agrícolas, y la fiesta de día de muertos. 

Entre los amuzgos destacan los acompañamientos de los cantores durante los sepelios y las misas tradicionales de semana santa o algún otro festejo religioso en la comunidad. Con relación a los mixtecos  los rezanderos tradicionales participan en los sepelios, fiestas religiosas y días de muertos, ritos en el temascal, pedimento de la novia, cambio de mayordomos y en los rituales de peticiones de lluvia. En otras regiones (Norte, Centro,  Tierra Caliente, Costa Grande y Costa Chica) estos personajes,  participan en las celebridades religiosas, cambio de mayordomos, funerales, novenarios y días de muertos. Comparando el papel que desempeñan, en algunos lugares, los  mezos, cantores o rezanderos cobran cierta cantidad  económica por el trabajo realizado o también se les compensa en especie  (pan, atole, tamales, mole, pollo, bebida, fruta). 

Los Tianguis

En las festividades religiosas que se realizan en el territorio guerrerense, el comercio se realiza en los llamados tianguis o ferias regionales, que aglutinan a comunidades entorno a la veneración de los santos patronos. En los tianguis se ofrecen productos agrícolas y artesanales.

En estos espacios comerciales donde el dinero determina la compra, es posible aún encontrar acciones de intercambio de productos de las cosechas (maíz, frijol, semilla de calabaza, quelites)  a través del mecanismo conocido comúnmente como trueque, es una forma de obtener otros productos. Se observa como la gente cambia maíz por frijol, semillas por garbanzo o frutas; e incluso por animales como pollos o guajolotes. Asimismo buscan acciones de intercambio con los vendedores  foráneos con los cuales obtienen principalmente calzado o ropa.

En las poblaciones indígenas el trueque en los días de tianguis se ha convertido en una alternativa, debido a la poca venta de las mercancías que se ofrecen o a la falta del dinero, entonces se logra obtenerlos vía directa de producto por producto.

En los tianguis no sólo se intercambian y venden productos; también se establecen relaciones interétnicas, entre indígenas y mestizos, entre vendedores y compradores que  asisten, se establecen vínculos de compadrazgos, o amistad; el tianguis se convierte en un espacio de convivencia, donde familias enteras se concentran, interactúan con las demás personas y ocasionalmente se reencuentra al amigo o compañero que en muchos años no se había saludado.

Generalmente los tianguis se establecen de manera regional,  por su origen y persistencia han adquirido importancia. En Guerrero destaca “el tianguis de Chilapa”, que se ubica en la región centro del Estado, la venta de productos se realiza a partir del día sábado y domingo, siendo este último día donde se da una mayor concentración de vendedores y compradores que de algunas regiones asisten. Dentro de los productos que se pueden encontrar son: maíz, frijol, semillas de calabaza, chiles, hortalizas, petates, alfarería, herrería, artesanías, leña, carbón, alimentos, vestidos tradicionales, muebles, plásticos, cestería, ganado, aves,  entre otros.

En la región de la montaña, el tianguis que concentra una mayor población es el de Tlapa, en el confluyen nahuas, mixtecos, tlapanecos y mestizos, los días en que se realiza son los días sábados y domingos; los vendedores se ubican en la parte alta del cauce del río Jale, hasta las calles del centro, en este tianguis esta muy marcada la venta de productos por parte de los grupos étnicos que participan, por ejemplo los nahuas son los que traen verduras, quelites, productos de alfarería y chivos; los tlapanecos comercializan frutas como el durazno, peras, membrillos, pomarrosas, granadillas y plátanos; por su parte los mixtecos venden fruta que la compran en los camiones procedentes del estado de Puebla y Veracruz, también traen pollos, guajolotes; muchos de estos productos son adquiridos para las celebraciones de las fiestas patronales de la región.

En la Costa Chica, los tianguis de Ometepec y Ayutla  se realizan los días domingos, en el primero se concentran amuzgos, tlapanecos, mixtecos y mestizos; en el segundo se concentran amuzgos, tlapanecos, mixtecos, afromestizos y mestizos, en ambos se encuentran productos tales como frutas, verduras, alfarería, productos artesanales  y ganaderos.  

Bailes Populares

Dentro de las festividades religiosas, bodas, bautizos entre otras, en las siete regiones de nuestro estado de Guerrero se llevan acabo los bailes populares como parte de una manifestación popular del pueblo, donde se genera la convivencia con los familiares y amigos, así como entre comunidades vecinas quienes asisten a las fiestas y después de cumplir con el mandamiento religioso, por la noche la gente se divierte asistiendo a los bailes populares que las autoridades comunitarias organizan, aprovechando la asistencia  de la gente que visita al santo festejado. Los bailes populares son una expresión que permite la socialización de la gente estrechando los lazos comunitarios.